El café como metáfora

La bohemia originaria, aquella que hicieron los artistas e intelectuales de todo el mundo en los inmortales cafés de Montmartre en París, del  Greenwich Village de New York,  o la ya olvidada Sabana Grande en Caracas, nos inspira.  En torno a estos lugares, que ya han dejado de ser bohemios para ser turísticos o simplemente comerciales, se gestaron importantes corrientes culturales.  Pero algo permanece intacto por aquí en estas tierras que baña el sol todo el año.  Cuando nos encontramos al doblar la esquina de las calles caraqueñas, o de las nuevas rutas del ciberespacio,  nuestras citas incluyen invariablemente un rito: tomarnos un café juntos. El café es para nosotros la hoguera que enciende la llama del encuentro, la excusa para conversar.


 Conversaciones poderosas conducen a relaciones y acciones poderosas, en un mundo habido de encontrar camino ante múltiples encrucijadas e incertidumbres. Cualquiera que sea lo que decidamos iniciar, continuar o transformar, comenzó y comenzará con un hacer versos juntos, conversando.

 La palabra surge en el silencio, la luz en la oscuridad, la conversación en un contexto. El escenario  es siempre tan importante como la obra. A la luz de la vela, frente a un soberbio paisaje de montaña y frente al mar, con el aroma de las flores, las musas del arte y la música a nuestro alrededor, con una copa de buen vino, entre amigos, tentaciones al paladar, ideas, magia y experiencias, cuando todo conspira, solo un instante se necesita para que algo fundamental suceda.  

Café conSer es una experiencia, un lugar para encontrar y encontrarnos.  Muchos como tu están en el mundo, aquí puedes hallarlos. En el Nuevo Juego del Café con Ser, cada día, una temática distinta hace vibrar la nota del diapasón del encuentro y la conversación.  Cinco días, cinco temáticas, cinco excusas para encontrarnos y conversar.

Comments