Blog‎ > ‎

La Salsa del Negro: desde las raíces

publicado a la‎(s)‎ 10 may. 2010 11:08 por Mary Carmen Padrón   [ actualizado el 10 may. 2010 11:17 ]

    Ismael Rivera. Caras Lindas

    La Salsa es una expresión multiétnica, multinacional y multicultural del Caribe y América toda; representa nuestra personalidad como latinos así como nuestra manera de ver el mundo. Involucra la forma de transmitir, a través de la música y la voz, la realidad propia en rica conjunción con la posibilidad de expresarlo sensualmente con nuestro cuerpo a través del baile.. La Salsa representa, para nosotros los latinos, la fiesta que el hombre se da a si mismo… 

    Tito Puente: uno de los tres grandes, de las raíces esenciales de la Salsa junto a Machito y Tito Rodríguez. Una de las influencias mayores en el desarrollo del mambo, la guaracha y el cha cha chá. 

    Ismael Rivera, el sonero mayor. El calificativo de “Sonero” es muestra de haber sobrepasado los límites normales de excelencia en el canto Caribe, se dice que recibió este apelativo nada más y nada menos que del mismísimo Beny Moré. 

    Ismael Miranda “El niño bonito”  de la salsa,  crea junto a Larry Harlow una plataforma única de soneo y sabrosura que se mantiene en el tiempo como ejemplo de ejecución de canto salsero. 

    La portentosa voz, con orígenes distintos a los salseros, de La India, llamó la atención de los grandes incluyendo a Eddie Palmieri y Tito Puente con quienes se ha dado el lujo de haber grabado sus mejores discos. 

    José Alberto “El Canario” es reconocido en el medio salsero no solamente como una voz privilegiada sino como ejemplo de dedicación, sencillez y entrega en el escenario aún desde sus comienzos en la Típica 76. 

    Del nicaragüense  Luis Enrique -sobrino del Carlos Mejía Godoy de “Son tus Perjúmenes”-  se reconoce su habilidad como percusionista y cantante excepcional por igual. 

    ¿Qué se puede decir de la reina indiscutible de la expresión artística más importante del Caribe, nuestra Celia Cruz, que ya no se haya dicho? Usuaria devota del jabón azul venezolano, por ejemplo. 

    Tito Rodríguez, desde el mambo hasta el bolero, representa el cénit de la música caribeña, tanto así que nacido en Puerto Rico es hijo de padre Dominicano y madre Cubana y así resumió todo ese sabor y gusto antillano.  

    La dupla Lavoé-Colón es el blasón de las banderas salseras, su influencia y popularidad va más allá de nuestra geografía  y su propuesta es considerada casi imposible de sobrepasar. 

    Si las bases de la casa de la salsa son cubanas entonces sus paredes y techo son puertorriqueñas, y allí, en esas bases, está la Universidad de la Salsa: El Gran Combo de Puerto Rico. 

    Heredero de apellidos como Rodríguez, Feliciano, Santos, Rivera, Montañez, Lavoe, Colón, Miranda, Quintana y Santiago, Gilbertito  brilla con el mismo fulgor y derrama calidad interpretativa y sabor. 

    Rubén Blades representa un hito en la cultura latinoamericana no únicamente con su oferta musical, desde los tiempos de la Orquesta de Pete Rodríguez hasta sus Seis del Solar, sino también sus proyectos con compositores de la talla de Sting, Bob Dylan y Lou Reed. 

La gloria musical nuestra es sin duda Oscar D´León. Sencillo, humano, de voz privilegiada, cálida sensibilidad, trabajador, organizado, con toneladas de gusto y sabor salsero, y el telonero “obligado” en cualquier presentación con cualquier artista principal en Venezuela. Es la muestra nuestra ante el mundo de cómo somos los venezolanos.
Comments